Vitamina C
Salud

Vitamina C para usar en la cara

Seguro que ya has oído hablar de los beneficios de la vitamina C para el rostro. Pero, ¿sabe lo que dicen la ciencia y los expertos sobre estos supuestos efectos beneficiosos?

La vitamina C puede actuar para combatir el envejecimiento prematuro. Además, contribuye a la formación de colágeno, favoreciendo la renovación celular.

A la vitamina C también se le atribuyen efectos protectores contra las arrugas, las marcas de expresión y los impactos promovidos por las agresiones externas. La vitamina C tiene acción antioxidante, que actúa en la mejora del sistema inmunológico, además de ser fundamental para la adecuada absorción del hierro por parte del organismo.

Por todo ello, se recomienda la adopción de esta sustancia a diario. Además de consumir la vitamina a través de los alimentos, la especialista en estética avanzada indica la aplicación de mascarillas caseras a base de vitamina C. ¡Sigue los consejos del biomédico!

¿Cómo utilizar la vitamina C en la cara?

Puedes disfrutar de los beneficios de la vitamina C a través de dos mascarillas caseras. El primero consiste en vitamina C pura y el segundo se hace con una raíz rica en esta sustancia, la famosa remolacha.

Consulta los ingredientes y la forma de preparar estos procedimientos cosméticos naturales:

Vitamina C pura para el rostro

Ingredientes:

  • 1 comprimido efervescente de vitamina C
  • 1 yema de huevo
  • 1 cucharada de miel.

Como preparar:

El primer paso es disolver el comprimido efervescente de vitamina C en una cucharada de agua filtrada. A continuación, pasar al siguiente proceso de preparación: mezclar la yema de huevo y la miel.

En un recipiente, batir la yema de huevo y la miel hasta obtener una mezcla homogénea. A continuación, añadir a la mezcla la vitamina C ya disuelta. Cuando todo el contenido esté integrado, aplicar sobre el rostro y dejar actuar durante 15 minutos.

Una vez transcurrido el tiempo determinado del tratamiento, aclare su cara con agua tibia. Finaliza el proceso con una crema hidratante específica para tu tipo de piel, dejando el rostro protegido, nutrido e hidratado.

Crema para la cara con vitamina C

Ingredientes:

  • La mitad de una remolacha cruda
  • 1 taza de agua filtrada
  • 1 cucharada de copos de avena.

Como preparar:

En primer lugar, ralle la remolacha cruda y póngala en una batidora. A continuación, vierta sobre la raíz rallada una taza de agua filtrada. Batir este contenido hasta obtener una mezcla pastosa y homogénea.

A continuación, espese esta mezcla con copos de avena. Por último, aplícalo en tu rostro y deja que la mascarilla actúe durante 20 minutos. Una vez transcurrido el tiempo indicado, retirar el contenido con agua fría.

¿Cuáles son los beneficios de la vitamina C?

Además de los efectos beneficiosos mencionados anteriormente, la vitamina C tiene otros beneficios para la salud de la piel. Según los especialistas en estética avanzada, la acción antioxidante se encarga de combatir los radicales libres, sustancias que favorecen el envejecimiento prematuro.

La vitamina C también aclara las manchas y unifica el tono de la piel, es responsable de la firmeza, favorece la hidratación y la luminosidad de la piel y tiene efecto fotoprotector contra los rayos UVA y UVB.

Otro beneficio de este nutriente es su importante papel en la curación de las lesiones de la piel.  A continuación, puede comprobar con más detalle los efectos beneficiosos de la vitamina C según los estudios científicos.

Síntesis de colágeno

Para los que no lo sepan, el colágeno es la mayor y más importante proteína estructural de la piel. Por estas razones, es responsable de proporcionar firmeza y elasticidad a la piel. Sin embargo, estos dos últimos aspectos son los principales objetivos del fotoenvejecimiento crónico.

Pero como la vitamina C estimula la síntesis de colágeno y participa como cofactor en la hidroxiprolina (un aminoácido importante en el tejido conectivo y las fibras de colágeno), puede mejorar la funcionalidad de esta proteína.

Por lo tanto, este nutriente favorece la firmeza y la elasticidad de la piel. Y con ello, previene la aparición de las temidas arrugas y líneas de expresión.

En vista de estos beneficios, los investigadores decidieron investigar las funcionalidades de la vitamina C en la práctica. Para ello, realizaron dos tipos de estudios a doble ciego, utilizando pacientes con piel fotoenvejecida.

En el primer caso, 19 pacientes (de 36 a 72 años) con piel facial envejecida hicieron uso de la vitamina C tópica en la mitad de la cara. El estudio duró tres meses y el resultado mostró una mejora significativa en el lado tratado con vitamina C.

Se observó una mejora en las arrugas finas, las arrugas pronunciadas, la rugosidad, el tono de la piel y las características generales de la piel, lo que supuso una mejora del 57,9% en el aspecto de la piel del grupo tratado con vitamina C.

El segundo estudio, en cambio, duró seis meses y se realizó con pacientes de piel moderadamente fotoenvejecida. Pero en este caso, los participantes utilizaron una crema de vitamina C al 5% en el cuello y los antebrazos.

Al final de la investigación, se pudo observar una disminución muy significativa de los pliegues profundos.

Antioxidante

Los rayos ultravioleta son los principales responsables del aumento de los radicales libres en el organismo, por lo que también se consideran los principales factores de envejecimiento de la piel.

Pero como la vitamina C tiene propiedades antioxidantes, puede proteger la dermis y la epidermis contra estas sustancias nocivas. Además, también tiene acción antiinflamatoria.

Por lo tanto, protege la piel contra los rayos UVA y UVB, evita las mutaciones inducidas por estos rayos y, en consecuencia, previene la aparición del cáncer de piel. Sin embargo, cabe mencionar que no funciona solo como fotoprotector solar.

Despigmentante

Otro beneficio de este nutriente es la protección de la piel contra los pigmentos melánicos. Por lo tanto, la vitamina C se considera un agente inhibidor de la formación de melanina.

Vitamina C manipulada

Existen algunos productos farmacológicos elaborados a base de vitamina C. Por ejemplo: sérum, crema antiedad, protector solar, crema hidratante y suplementos.

El tratamiento con vitamina C puede iniciarse tempranamente, a partir de los 20 años. Además de poder utilizarse de forma típica, hay diferentes dermocosméticos, también puede ingerirse, teniendo una potente acción antioxidante.

Alimentos ricos en este nutriente

Es importante señalar que la vitamina C no es producida por el organismo humano, por lo que debe ser introducida diariamente.

Además de utilizar esta sustancia de forma tópica, a través de tratamientos caseros o productos farmacológicos, también se puede consumir este nutriente. Para ello, es necesario saber qué alimentos son ricos en vitamina C.

La dosis recomendada para mantener el nivel de saturación de la vitamina C en el organismo es de unos 100 mg al día. En diversas situaciones, como las infecciones, el embarazo y la lactancia, y en los fumadores, se requieren dosis aún más altas.

Por lo tanto, es necesario consumir alimentos ricos en esta vitamina. Este nutriente puede encontrarse en frutas y verduras, como: naranja, fresa, acerola, limón, pitaya, remolacha y mora.

Otros alimentos son:

  • Anacardo
  • Guayaba blanca o roja
  • Papaya
  • Kiwi
  • Zumo de tomate
  • Mango
  • Brócoli, cocido o fresco
  • Coliflor cocida
  • Col, cocida
  • Uva
  • Tomate fresco
  • Patata asada con piel
  • Salsa de tomate
  • Sandía
  • Lechuga romana
  • Zumo de piña
  • Piña fresca
  • Plátano
  • Espinacas cocidas o frescas
  • Aguacate
  • Manzana con cáscara
  • Zanahoria cruda
  • Puré de patatas.

Otros tipos de vitaminas para la cara

Además, no sólo la vitamina C tiene propiedades beneficiosas para el rostro. Las vitaminas A, B2, B3, B6 y E también contribuyen a la salud de la dermis y la epidermis.

Consulta más detalles de estas vitaminas y lo que pueden aportar de beneficioso para la piel del rostro:

Vitamina A

Combate el acné, equilibrando la producción de secreciones de las glándulas sebáceas

La vitamina A puede encontrarse en los siguientes alimentos: aguacate, brócoli, zanahorias y espinacas.

Vitamina B2

La vitamina B2 contribuye a la producción de energía, favorece la renovación celular y deja la piel firme y sana. Además, esta misma sustancia contribuye a la renovación celular, combatiendo las arrugas y las marcas de expresión.

Para aprovechar los beneficios de esta sustancia, basta con adherir a tu dieta algunos productos como los lácteos, como el queso y el yogur.

Vitamina B3

Actúa sobre los puntos negros facilitando la circulación sanguínea en todo el cuerpo. Y se encuentran en los huevos y en los cereales.

Vitamina B6

La vitamina B6, por su parte, se encuentra en alimentos como las patatas, los plátanos, la pechuga de pollo, el salmón, el aguacate, las semillas de girasol y el atún.

Con ello, si se adhieren a estos alimentos, es posible combatir las lesiones, fortalecer el sistema inmunológico del cuerpo y contribuir al proceso de curación.

Vitamina E

Al igual que la vitamina C es beneficiosa para el rostro, la vitamina E también actúa en este sentido. Con este nutriente, el organismo puede combatir el envejecimiento prematuro gracias a la acción antioxidante. Esto se debe a que puede proteger las células contra la acción de los radicales libres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.