Pelo seco
Peluquería

¿Por qué es tan importante hidratar la piel y el cabello?

La hidratación del cabello es muy importante para que se mantenga sedoso, brillante y sano. ¿Pero sabes lo importante que es hidratar tu piel?

Por increíble que parezca, el cabello y la piel tienen una conexión muy interesante y es de ella de lo que queremos hablar hoy.

Al fin y al cabo, muchos de los agentes que provocan la sequedad del cabello causan el mismo efecto en la piel, así como los tratamientos y buenos hábitos relacionados con la hidratación también pueden aportar beneficios a ambos. Comprendamos mejor esta dinámica a continuación.

¿Qué produce la sequedad de la piel y el cabello?

Antes de comprender la importancia de hidratar la piel y el cabello, debemos saber qué es lo que provoca su sequedad.

En general, la piel y el cabello se secan cuando hay una producción insuficiente o una pérdida excesiva de grasa, lo que debilita la barrera natural de la piel y el cabello, facilitando la pérdida de agua. El resultado es una piel seca, áspera y sin brillo y un cabello frágil, dañado y sin vida.

La sequedad de la piel y el cabello se produce debido a agentes internos y externos.

Agentes internos

Cuando la grasa natural producida por la piel y el cuero cabelludo presenta un déficit y se produce en menor cantidad de la necesaria, el resultado es la sequedad.

Hay varios factores internos que contribuyen a la sequedad de la piel y el cabello. Aquí están los principales.

Herencia genética

No es una regla, pero el tipo de piel tiende a ser heredado genéticamente. Además, las personas de piel clara son más propensas a la sequedad que las de piel oscura.

Cambios hormonales

Los desequilibrios hormonales, como los estrógenos y la testosterona, pueden interferir en la producción de lípidos, facilitando la sequedad de la piel y el cabello. Esto es aún más común en fases como el embarazo y la menopausia, momentos en los que se debe hidratar la piel y el cabello con más frecuencia para mantenerlos sanos.

Edad

A medida que envejecemos, se produce una reducción natural del funcionamiento de las glándulas sebáceas, que empiezan a producir menos lípidos, reduciendo la oleosidad natural de la piel y el cabello. Además, también se produce una disminución de la capacidad de retención de agua. Estos factores combinados hacen que la piel madura sea más propensa a la sequedad.

Dieta

La piel y el cabello necesitan nutrientes para mantenerse sanos como cualquier órgano del cuerpo. La falta de estos nutrientes puede dar lugar a una piel seca y a un cabello sin vida.

Agentes externos

También hay agentes externos capaces de dañar la piel y el cabello al eliminar su oleosidad natural.

Baños muy calientes

Los baños con altas temperaturas se encargan de eliminar la humedad y la grasa del cabello y el cuero cabelludo, lo que los daña y fragiliza.

No es diferente con nuestra piel, el agua caliente elimina la humedad de la piel y esos agentes lubricantes de los que hablamos arriba, ¿recuerdas? De este modo, se reseca y puede llegar a pelarse.

Productos con sulfatos y parabenos

Los jabones y champús con sulfatos y/o parabenos son extremadamente agresivos, ya que actúan como detergentes superfuertes: aunque limpian, eliminan toda la protección necesaria del cabello y la piel.

Por ello, estos productos pueden resecar y debilitar nuestra piel y nuestro cabello.

Exposición al sol y a la contaminación

La exposición diaria al sol, la contaminación, el aire acondicionado y otros factores externos hacen que la piel y el cabello pierdan agua y nutrientes continuamente, dejándolos progresivamente más secos.

Falta de una rutina de hidratación

Al igual que el cabello, la piel necesita cuidados diarios.  La falta de hidratación es uno de los principales factores de la sequedad.

¿Cómo hidratar la piel y el cabello?

Ahora que ya sabes cómo se produce la sequedad, ¿qué tal si aprendes a hidratar y mantener tu pelo y tu piel felices?

Hemos separado algunos consejos para evitar la sequedad. Echa un vistazo:

  • No hay baños calientes, prefiero los tibios;
  • Utilice productos sin sulfatos ni parabenos;
  • Bebe mucha agua, por lo menos dos litros al día;
  • Mantener una dieta equilibrada, rica en proteínas, vitaminas y sales minerales;
  • Tener una rutina de cuidado de la piel;
  • Hidrata tu cabello con frecuencia, según las necesidades de tus hebras.
  • Para este último consejo, podemos ayudarte:
  • Reserva un tiempo para ti, sí, ¡sólo para ti! Sólo para cuidar de ti mismo;
  • Puede ser por la mañana, por la tarde o por la noche, lo que mejor se adapte a tu rutina;
  • Elige los productos que vas a utilizar, puede ser una mascarilla hidratante o aceites para la hidratación del cabello, por ejemplo;

Pon tu lista de reproducción favorita y comienza tu momento de relax.

También es importante llevar estos cuidados contigo, así que lleva una crema hidratante de manos, un protector solar y un leave-in siempre en el bolso, protegen de los agentes externos como el sol y la contaminación.

¿Hidratar la piel o hidratar el cabello?

Como ves, no hay cuidado más importante, al fin y al cabo, ¡tanto el cabello como la piel merecen estar hidratados, sanos y bonitos!

Nuestro cuerpo es uno y debemos cuidarlo de forma única. La piel y el cabello reflejan la salud del cuerpo en su conjunto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.