canas
Peluquería

Las canas y sus cuidados necesarios

La era de las canas ha llegado, ¡y esto es INCREÍBLE! y asumir las canas es sin duda un acto revolucionario de amor propio.

Si antes el pelo blanco era sinónimo de dejadez y envejecimiento, hoy es una forma de enarbolar la bandera de la autoestima y la aceptación, y una manera de liberarse de la obligación de teñirse periódicamente.

Sin embargo, esto no significa que estos hilos llenos de personalidad no necesiten cuidados. Al contrario. Las canas necesitan (y merecen) una atención especial y de eso vamos a hablar hoy.

¿Cómo se forman las canas?

Vale… sabemos que las canas llegan a todo el mundo, pero ¿cómo se forman?

Las canas se producen por la reducción de la producción de melanina, que es el pigmento que da color al cabello. Este proceso de pérdida de pigmento se conoce como «encanecimiento» y es gradual. El cabello pierde gradualmente su color, volviéndose gris hasta que la producción de melanina cesa totalmente y se vuelve blanco.

Las canas suelen aparecer alrededor de los 35 años, de forma natural, pero pueden aparecer antes si existe una predisposición genética para ello. En algunos casos, una persona puede volverse totalmente gris a los veinte años.

Además, el estrés, el uso de ciertos medicamentos y algunas enfermedades como la anemia perniciosa y las disfunciones tiroideas son capaces de agravar la pérdida de melanina y acelerar el blanqueo de las hebras.

La cuestión es que la reducción de la producción de melanina no afecta sólo al color. Al aparecer la caspa, el cabello tiende a crecer más áspero, grueso, seco y más susceptible de romperse. Además, la melanina también ayuda a formar una capa protectora en la hebra contra agentes externos como el sol y la contaminación. Con la reducción del pigmento, el hilo se vuelve más frágil y vulnerable a estos agresores.

¿Cómo cuidar las canas?

Como decíamos, las canas aparecen por la falta de melanina y esto también hace que el cabello sea más frágil, por lo que es importante tener algunos cuidados especiales para que, además de bonitas, estas hebras de cabello estén sanas.

No utilizar champú con sulfatos

Los sulfatos son una especie de «detergente» extremadamente potente que, además de eliminar la suciedad de las hebras, elimina toda su protección. De este modo, el cabello se vuelve aún más frágil y propenso a la rotura y a la caída. Por lo tanto, utilice un champú sin sulfatos y un champú con ingredientes destinados a la salud de su cabello.

Para potenciar el brillo plateado que sólo tienen las canas, el consejo es utilizar un champú neutralizante o matificante, con coloración violeta o grisácea. Esto ayuda a eliminar el tono amarillo que puede producirse en el cabello debido a la exposición al sol. Pero utilízalo con moderación, porque el uso excesivo de este tipo de champú puede acabar dejando tu pelo morado o seco.

Tenga cuidado con la temperatura del agua mientras lava

Sí, la temperatura del agua con la que te lavas el pelo marca una gran diferencia para la salud de tu cabello.

Esto se debe a que el agua muy caliente elimina parte de la protección natural del cabello y del cuero cabelludo, lo que provoca sequedad, dañando aún más las canas, que ya son frágiles.

Proteja su cabello

Muchos agentes pueden dañar aún más las canas, por eso es importante proteger estas hebras.

La exposición diaria al sol y a la contaminación hace que el cabello pierda agua y nutrientes. Los rayos del sol, especialmente, pueden hacer que las canas adquieran un tono amarillento. Para evitarlo, protégete con sombreros, gorras, pañuelos y utiliza siempre un producto sin aclarado con protección solar en tu cabello.

Deben evitarse los procedimientos químicos, ya que pueden hacer que su cabello sea aún más frágil. Además, es una buena idea no terminar el cabello con un secador o una plancha, pero en caso de que sea necesario, asegúrate de usar un producto de acabado con protección térmica.

Hidrátese regularmente

Ya te hemos dicho lo que debes evitar, pero ahora… ¿qué tal si fortaleces tu cabello?

La hidratación es una forma de devolver el agua y los nutrientes al cabello y es un cuidado importante para cualquier tipo de cabello, especialmente para las canas, que son más frágiles debido a la pérdida de melanina.

Para mantener tu salud capilar al día y tu pelo suave y sedoso, haz hidrataciones semanales con una mascarilla hidratante rica en aceites vegetales, capaz de devolver el agua y los nutrientes perdidos por tu cabello.

La humectación con aceites vegetales también es una buena opción de tratamiento para las canas, ya que es capaz de reponer los nutrientes y lípidos de las hebras. Y es muy sencillo de hacer, ¿sabes? A continuación te dejamos un paso a paso:

  • Elige el aceite vegetal que prefieras;
  • Separar el cabello en partes iguales, para facilitar la aplicación;
  • Aplica el aceite por todo el cabello, desde la raíz hasta las puntas;
  • Dejar actuar el tiempo deseado, al menos 2 horas;
  • Lavar bien el cabello para quitar todo el aceite;
  • Aplicar el acondicionador y terminar como de costumbre.

¿Cómo superar las canas?

Sabemos que hay muchos consejos en Internet sobre cómo debes asumir las canas, pero déjanos decirte: en realidad tienes que hacer lo que te haga sentir bien.

Al fin y al cabo, asumir las canas es una transformación visual importante que pasa por un proceso de aceptación interna. Pero, nada dura para siempre en esta vida. Si te gusta la idea, pruébala y arriésgate. Si a mitad de camino piensas que no es para ti, no pasa nada, vuelve a teñir.

Las canas son hermosas y están llenas de personalidad, y si además te parecen increíbles, estamos seguros de que te verás muy bien con ellas libres, ligeras y sueltas. Sin embargo, si prefieres tu cabello en cualquier otro color que te guste, también está bien. Al final, lo importante es cuidarse y admirarse cada día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.