grasa pelo
Peluquería

¿Es la grasa en el cabello un villano?

El pelo graso puede ser uno de esos villanos de telenovela para algunas personas, pero ¿sabías que en realidad no es tan malo?

La producción de grasa en el cuero cabelludo es un proceso natural de nuestro cuerpo y tiene su función. El problema se produce cuando esta producción está desequilibrada. Y entonces, la grasa puede ser un problema.

Así es, ven aquí para que te expliquemos todo lo que necesitas saber sobre la grasa para el cabello.

La importancia de la grasa para el cabello

La grasa es producida por las glándulas sebáceas de nuestro cuero cabelludo y sí: todos la producimos. Y sorpresa, sorpresa: ¡es genial!

Al contrario de lo que muchos piensan, la grasa también puede ser la heroína de este culebrón capilar, porque es la protección que necesitamos para mantener nuestro cabello sano y bonito.

El aceite producido tiene la función de nutrir el cuero cabelludo y el cabello. Además, «gotea» desde el cuero cabelludo hasta los largos y las puntas del cabello, formando una especie de capa que reduce la pérdida de agua y nutrientes y también protege contra los daños causados por la exposición a agentes externos, como el sol, la contaminación, los procedimientos químicos y el calor excesivo de secadores, planchas y tenacillas, entre otros. ¿Ves cómo la oleosidad no es un villano?

Como decíamos al principio de este artículo, el problema radica en el desequilibrio. Producir menos o más aceite del necesario puede dejar el cabello seco o demasiado graso y esto puede ser el comienzo de algunos problemas capilares. Lo explicaremos mejor a continuación.

Diferencias en el cuero cabelludo

Como hemos dicho, la grasa se produce en nuestro cuero cabelludo y esto puede determinar el estado de nuestro cabello. Compruébalo.

Cabello seco

El cabello seco es un cabello con deficiencia de aceite, lo que significa que las glándulas sebáceas no producen suficiente aceite para las hebras. Por lo tanto, este cabello tiene un aspecto opaco y apagado.

En estos casos, se recomienda realizar una reposición de lípidos para estas hebras, tenemos un artículo que explica todo al respecto.

En el caso de los cabellos secos, esta sustitución suele hacerse con una humectación capilar con aceites vegetales.

Cabello normal

¡Lo mejor de todos los mundos! Aquí la producción de aceite es equilibrada,  lo suficiente para proteger, pero sin dejar un aspecto «sucio» y pesado.

Cabello graso

En este caso, es lo contrario del cabello seco: las glándulas producen demasiada grasa y, en este caso, la oleosidad del cabello no es nada agradable. Puede dejar tu cabello con un aspecto sucio, pesado y sin movimiento.

Pero no te preocupes, tenemos varios consejos que te ayudarán a deshacerte de él.

Consejos para combatir el cabello graso

El lavado adecuado marca la diferencia

Aunque no lo parezca, muchas personas cometen errores al lavarse el pelo, ¡y no pasa nada!

La cuestión es que la forma y los productos que utilizas para lavarte el pelo influyen en la producción de grasa del cuero cabelludo.

Vamos a hablar un poco más de ello y a daros unos preciosos consejos para lavaros el pelo correctamente y evitar problemas de grasa.

Elección del champú

En primer lugar, es importante prestar atención a la elección del champú y si contiene o no sulfatos. Esto se debe a que los sulfatos son agentes limpiadores muy potentes, que eliminan toda esa «oleosidad protectora» de la que hablábamos antes. Y eso perjudica a todos los tipos de cuero cabelludo.

Cabello seco: imagina que tu cuero cabelludo ya tiene muy poca grasa y que los sulfatos eliminarán la poca que queda. El resultado será un cabello aún más frágil;

Cabello graso: mucha gente cree que los sulfatos ayudan a reducir la grasa por su acción detergente, pero ocurre exactamente lo contrario. Al eliminar toda la grasa, las glándulas sebáceas producen el doble para compensar la protección perdida, lo que se conoce como «efecto rebote»;

Cabello normal: en este caso, el cabello se debilita y queda expuesto a los agentes externos que hemos mencionado.

Por ello, prefiera siempre utilizar champús sin sulfatos.

Temperatura del agua

La temperatura del agua para lavar el cabello nunca debe ser caliente, debe estar entre tibia y fría, y la razón ya la sabrás: el agua caliente elimina la protección de los hilos.

De este modo, el cabello seco se vuelve más seco, el cabello graso produce más grasa y el cabello normal se vuelve más frágil.

Cantidad de champú

Ya sabes eso de «cuanto más, mejor», ¡eso definitivamente no cabe aquí! El champú no debe aplicarse en grandes cantidades (sobre todo si contiene sulfatos) porque puede acabar resecando el cabello y provocando todos los efectos mencionados anteriormente.

Una buena cantidad es similar al tamaño de una moneda real, pero puede cambiar dependiendo de la longitud de tu cabello.

Además, la aplicación debe hacerse sólo en el cuero cabelludo y no en el cabello, ¡no te preocupes! La espuma fluye y los limpia también.

Aplicación del acondicionador

Al igual que el champú, el acondicionador tiene la forma correcta de aplicarse. Aplícalo sólo en las puntas y los largos para que tu cabello quede hidratado, brillante y sedoso.

No es necesario aplicar el acondicionador en las raíces, ya que esto hace que el cuero cabelludo sea más «pesado» y aumenta la grasa, y como hemos visto, el exceso de grasa no es agradable.

Cuidado con la frecuencia de lavado

Mucha gente piensa que el cabello graso debe lavarse todos los días para eliminar el exceso de grasa.

Pero esto no es cierto. Al igual que lavar menos es malo, lavar demasiado también puede comprometer la salud de tu cabello.

Como ya hemos dicho, eliminar toda la grasa del cabello lo deja desprotegido y provoca un efecto rebote en el cuero cabelludo. Se recomienda lavar el cabello en días alternos.

Al fin y al cabo, ¿el pelo graso es el malo o  bueno?

Sí, la grasa puede ser perjudicial para la estética de nuestro cabello cuando se produce en exceso, pero es importante que sepas que también es importante para la salud de nuestro cabello.

Esperamos que estos consejos te ayuden a entender un poco mejor cómo sucede y cómo cuidar tu cabello.

Pero si el exceso de grasa continúa, vale la pena acudir a un especialista, ya que algunos problemas de salud pueden causar el desequilibrio de las glándulas sebáceas, como cambios hormonales, estrés, mala alimentación, entre otros.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.