Peluquería

¿Cómo el cloro de la piscina puede dañar el cabello y cómo evitarlo?

Si eres de los que adoran la piscina y se bañan siempre que pueden, queremos decirte algo: ¡está bien! A nosotros también nos encanta la piscina, a pesar del efecto nocivo del cloro en nuestro cabello.

Al fin y al cabo, basta con ir a la piscina en verano para notar el cambio en la salud y belleza de tu cabello. ¡Imagínate si eres nadador y tienes contacto frecuente con agua clorada!

Lo cierto es que la acción del cloro sobre el cabello sí puede ser muy perjudicial para la salud capilar, pero, tranquilos, porque sabemos cómo cuidar estas hebras y os vamos a dar todos los consejos en este post. ¿Vamos?

¿Qué le hace el cloro de la piscina a tu cabello?

El cloro es un componente químico que se encarga de mantener el agua de la piscina limpia y protegida contra los microorganismos que pueden causar enfermedades, alergias e infecciones o incluso descomponer la materia orgánica, además de proteger el agua contra las algas.

Si por un lado, el cloro es tan indispensable para la higiene de la piscina y la protección contra las enfermedades, también trae algunos problemas para la salud del cabello.

En realidad, el villano en sí no es el cloro en el pelo, sino la mezcla de cloro con el agua de la piscina. Vamos a explicar cómo ocurre esto.

Cuando te metes en la piscina, la tendencia es que las células de queratina (que conforman la estructura de las hebras del cabello) absorban el agua, lo que deja las hebras «hinchadas». Esto hace que se produzcan algunas aberturas en la cutícula del cabello, lo que facilita la penetración del cloro.

Es entonces cuando el cloro en el cabello se vuelve «peligroso». Al estar expuesto al bajo pH del cloro, el cabello puede volverse débil, opaco y quebradizo. Además, el cloro puede desvanecer el color e incluso hacer que el cabello sea propenso a caerse.

Consejos para minimizar el efecto del cloro en el cabello

Sabemos que al principio puede parecer desesperante, pero, como hablamos al principio de este contenido, conocemos formas de minimizar el efecto de la combinación agua + cloro en el cabello. Consulta estos consejos.

Mojar el pelo antes de entrar en la piscina

¿Recuerdas que el pelo tiende a absorber el agua de la piscina? Este consejo te ayudará a «engañar» a tu cabello.

Mójate el pelo con agua corriente antes de entrar en la piscina, así tu pelo estará ya «lleno» de agua y no absorberá tanto el agua de la piscina.

No deje pasar el tiempo para que el cloro actúe.

En cuanto salgas de la piscina, lávate el pelo. De este modo, el tiempo de exposición al cloro no será tan elevado, y cuanto más larga sea la exposición, más perjudicial será el cloro para tu cabello.

Si no puedes lavarte el pelo de inmediato, al menos acláralo bajo el grifo.

Cerrar las cutículas abiertas

Como has visto a lo largo de este post, el contacto con el agua de la piscina + el cloro hará que las cutículas de tu cabello se abran y queden expuestas a todos los agentes externos, como: el sol, la contaminación, el viento, etc. Por eso es súper importante que cierres las cutículas lo antes posible. Esta es exactamente la función del acondicionador, que debe tener el pH adecuado para su cabello.

Además de lavarte el pelo después de la piscina, aplícate el acondicionador adecuado para el tallo capilar.

Hidratarse con frecuencia

Si tienes contacto frecuente con las piscinas, tu cabello necesita una hidratación extra al menos una vez a la semana.

Evite los champús con sulfatos

Los sulfatos son como un «detergente» súper potente, utilizado por los fabricantes de champú porque es un componente barato. Realmente limpia el cabello, pero elimina toda la protección.

Imagina que tu cabello ya es un poco más frágil por el cloro que tiene, ¡usar champús con sulfatos empeoraría aún más la situación! Por eso es importante utilizar champús sin sulfatos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.