cuidado mechas
Peluquería

Cómo cuidar el cabello con mechas

Aunque nos encantan los cambios y muchas veces son realmente hermosos. Cuando hablamos de mechas, el cabello con mechas es una de esas transformaciones sorprendentes.

Además de la belleza, las luces dan un aspecto más «iluminado». Sin embargo, para que su cabello siga siendo bello y saludable, es importante tener algunos cuidados especiales con su cabello después del procedimiento.

Pensando en ello, hemos separado algunos consejos de cuidado para que tengas un cabello con mechas bien tratadas, suaves, con el brillo y la luminosidad que siempre soñaste.

Para realizar este efecto iluminado es necesario que el cabello pase primero por un proceso de decoloración, que es un procedimiento químico que puede dañar el cabello.

Por lo tanto, es esencial que se realice con un profesional cualificado, con experiencia en el procedimiento y que utilice los productos y técnicas adecuados.

¿Cómo se produce la decoloración y qué consecuencias tiene?

La decoloración tiene como objetivo eliminar todo el pigmento de color del cabello, para ello se eleva el pH del cabello de 5 (pH normal) a 10. De este modo, las cutículas se abren totalmente y se elimina toda la pigmentación. Sin embargo, junto con el color, también desaparece la hidratación de las hebras del cabello.

Por esta razón, la decoloración se considera un proceso agresivo para la fibra capilar. El cabello se vuelve más frágil, propenso a romperse e incluso a caerse.

Pero no te preocupes, a continuación te mostraremos algunos cuidados sencillos que pueden ayudarte a mantener tu cabello sano y hermoso.

¿Cómo cuidar tu cabello con mechas?

Aunque el cabello con mechas es más frágil después del proceso, el cuidado de estas mechas no es un gran problema. Elegir buenos productos y mantener la rutina de cuidado del cabello al día es la clave para mantener el cabello sano y las hebras brillantes. Lo entenderemos mejor a continuación.

Elección del champú y del acondicionador

Como hemos mencionado, el cabello se vuelve frágil después de las luces, por lo que es importante tener cuidado al elegir los productos para la rutina capilar, especialmente para el lavado del cabello, como el champú y el acondicionador.

Los champús con sulfatos hay que evitarlos seguro, porque como hemos explicado unas cuantas veces aquí en el blog, los sulfatos son como un detergente extremadamente potente que se lleva consigo toda la protección de tu cabello. Esto significa que el cabello con mechas, que ya es frágil, puede debilitarse aún más.

Además, tanto el champú como el acondicionador deben ser específicos para cabellos teñidos o con mechas, ya que están formulados teniendo en cuenta las necesidades de estas hebras. Hay productos para este tipo de cabello disponibles en el mercado o puedes personalizar su fórmula para que se ajuste exactamente a las características de tu perfil capilar.

Si te has hecho mechas platino, es importante que incluyas en tu rutina capilar una mascarilla de matización, ya que con el paso del tiempo el cabello tiende a perder su color platino y a amarillear poco a poco. El tinte neutraliza este tono amarillento, haciendo que el color platino dure más tiempo.

Evitar el sol

Los rayos del sol son uno de los agentes externos que dañan el cabello, dejándolo seco y frágil. Así, el cabello se vuelve frágil, opaco y más propenso a la caída. Además, la exposición al sol sin protección hace que el color del cabello se desvanezca más rápidamente.

Por eso es importante que protejas tu cabello con mechas de los rayos del sol de la misma manera que proteges tu piel. Por ello, recuerda incluir un producto sin aclarado con protección solar en tu rutina de cuidado del cabello.

Llevar una dieta equilibrada

Ya sabes lo mucho que influyen los alimentos en nuestro cuerpo, tanto positiva como negativamente. Una dieta saludable nos proporciona una rica variedad de nutrientes, necesarios para mantener nuestro cabello sano, brillante, sedoso, hidratado y fuerte.

Lo contrario es inversamente proporcional: una dieta desequilibrada tiene un déficit de nutrientes, lo que hace que el cabello sea débil, sin vida y frágil. Estos efectos se agravan en los cabellos con mechas, pues ya son frágiles debido al proceso químico al que han sido sometidos.

Sabemos que ya habrás oído esta frase unas cuantas veces, pero este consejo es realmente importante: ¡mantén una dieta equilibrada! No hace falta que comas sólo alimentos verdes, pero ¿qué tal si comes alimentos de colores? No debería ser un sacrificio, sino algo bueno para tu gusto y tu salud: piel, cabello y cuerpo.

Cortar el pelo con frecuencia

Cortarse el pelo con regularidad es un buen hábito para mantener la salud de cualquier cabello, tanto los naturales como los que se han sometido a procedimientos químicos.

Lo que pasa es que el corte se vuelve aún más importante en el cabello con luces. Después de la decoloración, la fibra capilar se vuelve más porosa y más susceptible a los daños externos. El resultado es la sequedad y la aparición de puntas abiertas.

La recomendación es que el cabello con mechas se recorte cada 3 meses. Y no es necesario cortarlo demasiado, dos dedos son suficientes para mantener el pelo sano sin estropear los largos.

Mantener una rutina de hidratación

Como acabamos de decir, el proceso de decoloración hace que su cabello sea poroso, es decir, más susceptible a la pérdida de agua y nutrientes.

Por eso es importante realizar la hidratación regularmente. Puedes hacerlo en casa, utilizando mascarillas hidratantes o haciendo una hidratación capilar con aceites vegetales.

La frecuencia depende del tipo de cabello y de la situación, pero en general, se recomienda hidratar el cabello con mechas al menos una vez a la semana.

Apuesta por la protección térmica

Debe evitarse el uso de herramientas térmicas para acabar con las mechas, como el secador y las planchas, ya que el calor excesivo puede dañar aún más el cabello que ya es frágil debido a la química.

Pero si te sientes bien terminando así y no renuncias a un buen secador, también está bien. Eso sí, no te olvides de proteger tu pelo antes. El uso de un protector térmico minimizará los daños relacionados con el calor.

Sentirse bien es bueno.

Nuestro principal consejo es: haz lo que te haga sentir bien. Y si las luces te hacen sentir más guapa, ¡hazlo!

Lo importante es que sigas estos consejos para mantener tu pelo sano y bonito.

Como decíamos al principio del artículo, ¡los cambios son increíbles y dan un impulso a tu vida! Así que no tengas miedo, después de todo, nada es para siempre.

Si quieres cambiar el aspecto de tu cabello, pero te sientes un poco insegura sobre los cuidados, echa un vistazo a nuestro artículo sobre el cabello teñido.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.