5 consejos cabello
Peluquería

5 consejos para un cuidado en tu cabello que marque la diferencia

Ya sabes cómo te queda el pelo. Tienes tu propia manera de secarte el pelo, te gusta más cuando está a una longitud determinada… Y sabes exactamente lo que te molesta, ¿verdad? Pero, dime, ¿no sería genial solucionar en casa todos los problemas relacionados con lo que más te molesta de tu pelo? Pues bien, ¡de eso trata este post! Al fin y al cabo, ¿cómo podemos cuidar nuestro cabello de una forma práctica y sencilla que marque la diferencia en nuestra vida diaria, sin que nos cueste un riñón?

Sí, no necesitas ir a la peluquería para mantener el aspecto y la salud de tu cabello. Sólo hay que apostar por unos cuidados básicos, ¡que son válidos para cualquier tipo de cabello! Aquí en la «redacción» descubrimos que cosas sencillas del cuidado diario pasan totalmente desapercibidas para muchas mujeres. Créeme, creemos que sabemos cómo lavarnos el pelo y… ¡oh, descubrimos que no sabemos nada! Por eso este texto va directo al grano: descubramos de una vez por todas cómo cuidar nuestro cabello.

¡Vea algunos consejos sencillos y valiosos que funcionan y pueden ser aplicados por todos nosotros!

Consejos para el cuidado del cabello

1.     ¡Comienza en la ducha, o incluso antes de la ducha!

Ah, esto parece obvio, pero como dije arriba, ¡no lo es! Uno de los secretos es cepillar el pelo antes de lavarlo. Esto activa la circulación, ¿sabes? En el cabello rizado, la regla no se aplica: prefiere eliminar los nudos bajo el agua. Otro pequeño secreto, éste ya conocido, es evitar el agua caliente, que elimina la capa protectora del cabello y deja las cutículas abiertas. Así que, aunque te guste el agua tibia, ¡apuesta por ese truco de terminar tu lavado con una ducha fría! Esto cierra las cutículas (que protegen el cabello) y ayuda a dar brillo.

2.     No te laves con champú ni acondicionadores en exceso

Este tema podría estar en la sección de duchas, pero parece tan inofensivo para la mayoría de las mujeres que merece un lugar al sol. Recuerde el dicho «nada en exceso es bueno» y piense en ello cuando aplique los productos dentro de la casa.

En primer lugar, utilizar el champú y el acondicionador en las cantidades adecuadas es esencial para conseguir el efecto deseado. Incluso saber que puedes reducir o incluso cambiar el efecto de un producto si te excedes. Al final, no es la cantidad lo que marca la diferencia, sino la tecnología del producto y la forma de aplicarlo. Así que el consejo es seguir las instrucciones del fabricante.

Ah, y nunca, nunca aplique el acondicionador en las raíces. Lo correcto es aplicarlo en los largos y en las puntas y sólo después, cuando se aclare, aplicarlo más cerca del cuero cabelludo, seguido de mucha agua para eliminarlo todo, ¿vale? Si se insiste en esta idea, se pueden producir descamaciones, además de un exceso de grasa. Y lo contrario ocurre con el champú: aplícalo en las raíces (sin mezclarlo por todo el cabello) y sólo cuando llegue el momento de aclarar, deja que el producto pase por las puntas, porque este contacto rápido es suficiente para limpiar los largos sin dañar ni resecar el cabello.

3.     Cortarlo con frecuencia

Lo correcto es recortar las puntas del cabello cada 40 o 60 días. Lo sé, este tiempo no siempre parece suficiente para que el pelo crezca tanto como queremos, pero lo cierto es que si tardas demasiado en cortarlo, las puntas abiertas se impondrán o el pelo empezará a romperse, lo que hará que cortes mucho más de lo que quieres cuando decidas ir realmente a la peluquería.

4.     Utilizar el calor a su favor

Piénsalo así: en el agua no es bienvenido, pero a la hora de hidratar sí lo es; al fin y al cabo, es la temperatura más caliente la que abre las cutículas del cabello, que funcionan como puerta de entrada para los nutrientes que van llegando. ¿Quieres usar un secador de pelo o una plancha? Invierte en un protector térmico para evitar que el calor te dañe, no coloques el secador en el mismo mechón durante más de 5 segundos y aplica aire frío para fijar el peinado. Y, si puedes, ¡apuesta por la belleza natural de tu cabello!

5.     Adoptar otros hábitos sencillos

Presta atención a los detalles; evita los peines finos, por ejemplo, porque rompen la fibra capilar. No dormir con el pelo mojado también es esencial para mantener tu pelo sano. Procura no utilizar elásticos desenredados para no debilitar o romper tu cabello. Y utiliza siempre productos específicos para tu tipo de cabello.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.