Cabello graso
Peluquería

13 consejos para evitar el pelo graso

¿Sufres de pelo graso? Si es así, ya sabes lo complicado que es tratarlas o evitar que se vean opacas, pesadas e incluso sucias. Pero tranquila, hoy te vamos a explicar varias formas eficaces de evitar la grasa en el pelo.

Para empezar, hay que entender que la oleosidad no es algo malo cuando está en una cantidad normal. Este aceite se produce en el cuero cabelludo y su finalidad es proteger todo el cabello de la rotura y la contaminación. Sin embargo, cuando está presente en exceso, además de dar un mal aspecto, puede causar varias complicaciones como dermatitis, caspa e incluso pérdida de cabello. Hay varias causas para el exceso de grasa. En primer lugar, hay cuestiones fisiológicas y cambios hormonales que hacen que las glándulas produzcan más sebo. Además, hay factores externos como:

  • Usar un secador de pelo a altas temperaturas y cerca de la raíz
  • Baños muy calientes
  • Uso de fundas de almohada de algodón (que absorben la humedad del cabello)
  • Cabello dañado en las puntas (este daño impide que el aceite llegue a la punta del cabello y se queda en la raíz)
  • Exceso de alimentos grasos
  • Cepillado progresivo
  • Los cosméticos que no son compatibles con el tipo de cabello y el uso exagerado de cremas y acondicionadores.

Otro factor que aumenta la grasa del cabello es la exposición a la humedad excesiva o a los humos grasos. Es muy común que las personas que trabajan, por ejemplo, en cocinas o talleres mecánicos se enfrenten a este tipo de problemas.

¿Cómo combatir el cabello graso?

1. Lavar el cabello con frecuencia

Lo primero y lo más importante es prestar mucha atención en los lavados. Has de lavarte el pelo con bastante regularidad, pero sin pasarte, en una media de entre 2 o 3 días. Si te lavas el pelo diariamente, lo que consigues es que la grasa se vaya pero que vuelva con mayor rapidez e intensidad, así que comienza por alargar un poco el periodo de lavado.

Tampoco puedes utilizar cualquier champú, porque una gran mayoría engrasan más nuestro cuero cabelludo, por lo que tendrás que fijarte en las especificaciones de cada uno, y también, utilizar una vez al mes un champú clarificante, especial para cabellos grasos.

Finalmente, respecto a la ducha evita la utilización de acondicionadores, ya que el efecto que se consigue es totalmente el contrario al buscado, y en cualquier caso, solamente utilízalo en las puntas para evitar el resecamiento de las mismas. Enjuágate el pelo con agua entre tibia y fría y en pocos días notarás la diferencia.

2. Lávate el pelo en la dosis adecuada

Si tienes mechones grasos, no puedes descuidar el lavado del cabello. Lavarse demasiado poco aumenta la grasa y lavarse demasiado puede tener el mismo efecto. Lo adecuado es lavarse el pelo cada dos días. Lo que hay que hacer es quitarle la grasa a tu pelo. De lo contrario, la glándula sebácea se verá estimulada a producir más grasa.

3. Evita tocarlo constantemente

Otra cosa muy importante es el hecho de evitar tocarse el pelo. Este hábito hay que evitarlo a toda costa, ya que con nuestras manos estamos continuamente tocando cosas, y toda la suciedad que puedas tener en las manos se traspasa al pelo, lo que hace que se engrase con muchísima facilidad y quede una imagen realmente fea.

A la hora del maquillaje, siempre debemos, antes de todo, hidratar bien nuestra cara con crema, pero tenemos que tener mucho cuidado con que nuestra crema no toque el pelo, ya que, como es normal, este se engrasa, así que hazte un recogido a la hora del maquillaje. Otro tip que sirve de mucha ayuda es cortar las puntas del pelo con bastante regularidad y también evitar el uso de espumas y geles.

4. Colócale talco

Si tenemos que salir de casa corriendo y nuestro pelo no está listo y se denota graso, échale polvos de talco. Estos absorben muy rápido la grasa y es un tip que nos puede salvar en los momentos más inoportunos.

5. Un remedio natural

Otro tip muy bueno es mezclar agua con zumo de limón y aplicarlo en nuestro cabello a modo de champú. Esto previene el engrasamiento del cuero cabelludo y ayuda a repararlo. Finalmente lávalo bien y ya estarás lista para salir a la calle.

6. Utilizar un champú específico para cabellos grasos

Utiliza el champú apropiado para tu tipo de cabello. Hay mucha investigación para desarrollar el producto y suelen ser mejores para este tipo de cabello. Los champús para cabellos grasos tienen tensioactivos especiales para este tipo de cabello. Sin embargo, es importante señalar que del mismo modo que el tensioactivo elimina la grasa de las hebras, también acaba «limpiando» la grasa natural que mantiene la hidratación. Esta grasa natural, formada por cerámica, ácidos grasos y colesterol, actúa como barrera, reteniendo el agua. Cuando se retira, el cuero cabelludo se reseca.

7. Sulfato en equilibrio

En los últimos años ha crecido el número de personas que defienden el uso de productos naturales para el cuidado de la piel y el cabello. Muchos de ellos plantean que el lauril sulfato de sodio podría tener una acción cancerígena. Sin embargo, algunos tensioactivos presentan un potencial de irritación para la piel, no obstante, en las formulaciones cosméticas, esta característica puede ser atenuada en función de la concentración utilizada, la asociación entre ellos, así como las características de la formulación destinada al producto final.

Antiguamente, los champús se elaboraban de forma diferente, conteniendo únicamente detergente, aceite y agua. Actualmente disponemos de varios aditivos para formar espuma, para reducir la irritación del tensioactivo y varios más. De este modo, hay sustancias, como las gomas de origen vegetal, las siliconas y los polímeros, que protegen el cuero cabelludo y están incorporadas al champú.

Aunque el Lauril Sulfato de Sodio puede ser considerado un villano hoy en día, en el caso de las hebras grasas puede ayudar, ya que seca más y ayuda a reducir la oleosidad.

8. Atención al efecto rebote

El efecto rebote se produce cuando el champú elimina el exceso de sebo capilar y el cuerpo entiende que debe producir más grasa para suplir esa necesidad. Sin embargo, según los expertos, no hay pruebas de este efecto. Según ellos, ni el lauril ni los tensioactivos más suaves actuarán sobre las glándulas sebáceas, por lo que la producción de grasa será la misma.

9. Nada de baños muy calientes

El agua caliente hace que la piel y el cuero cabelludo estén más secos, lo que acaba estimulando las glándulas sebáceas para que produzcan más grasa. Por eso, lo mejor es tomar baños tibios, o lo más cercanos al frío, para evitar este efecto. Y no es bueno tomar un baño caliente y luego terminar con una ducha fría porque la glándula ya ha sido estimulada para producir más aceite, y una ducha fría por sí sola no puede revertir esta estimulación.

10. No utilizar en exceso el acondicionador

Abusar de este producto puede ser una de las causas de la excesiva grasa de las hebras. Los que tienen el pelo corto pueden incluso prescindir del uso del producto. Las personas con el pelo largo deben utilizar el producto sólo en las puntas. Si tienes el pelo descolorido o teñido y es necesario utilizar una mascarilla capilar, puedes usarla en las raíces, pero sólo una vez a la semana. Además, sólo debe usarse de la oreja hacia abajo. También puedes encontrar en el mercado, acondicionadores en forma de gel, que pueden ser muy útiles para quienes tienen el cabello graso, ya que la fórmula de las cremas es naturalmente más grasa.

11. Utilizar con cuidado los champús antirresiduos

El champú antirresiduos aplicado con precaución puede ayudar a reducir la grasa del cabello. Los acondicionadores presentes en los champús y acondicionadores tienen una carga eléctrica positiva y cuando se aplican al cabello, se adhieren a las hebras por medio de la atracción electrostática. Al neutralizar la carga eléctrica en la superficie del cabello, éste se acondiciona y es fácil de peinar.

Sin embargo, estos productos comienzan a acumularse en el cabello, provocando un aspecto pesado y compacto. Las personas con cabello graso ya tienen una acumulación natural de grasa en las hebras. Cuando este aceite se asocia a la acumulación de residuos, el efecto graso aumenta.

Es entonces cuando entra en juego el champú antirresiduos, un producto con una carga negativa muy grande, capaz de eliminar la acumulación de agentes acondicionadores de las hebras, además de eliminar el exceso de grasa.

Lo ideal es utilizar el champú antirresiduos sólo una vez a la semana y es importante aclarar que puede acabar eliminando parte del tinte del cabello de quienes pasan por alguna coloración, justamente porque tiene un alto nivel de limpieza.

12. Evitar las cremas sin aclarado

Otra de las causas de la grasitud son los residuos que quedan en el cabello y que pueden generar la proliferación de hongos, aumentando la cantidad de sebo en la zona.

Cuando se utilizan en exceso, los acondicionadores y las cremas sin aclarar generan algunos de estos residuos que pueden obstruir los poros de salida de las glándulas de la zona del cuero cabelludo y cuando no se eliminan adecuadamente pueden provocar una dermatitis.

Además, esto puede hacer que las glándulas que no están cubiertas produzcan más aceite para suplir la ausencia de las otras, lo que aumenta la grasitud. Por este motivo, se debe evaluar el uso de cremas y acondicionadores sin aclarado y utilizarlos sólo en las puntas.

13. El champú en seco puede ser tu aliado cuando vas de un lado a otro

El champú en seco es como un talco que ayuda a eliminar el exceso de sebo del cuero cabelludo y es el mejor aliado de quienes tienen el pelo graso. Pero cuidado, sólo debe utilizarse en las citas de última hora.

El ingrediente activo de este producto es el almidón de aluminio, que absorbe la grasa y mejora el brillo del cabello. Sin embargo, es importante recordar que no sustituye en ningún caso al lavado, ya que no elimina la suciedad. El uso frecuente de este tipo de productos también genera residuos que pueden bloquear la salida de los poros grasos, empeorando la situación de la misma manera.

Estos son algunos de los consejos que te ayudarán a eliminar la excesiva grasa de tu cabello. No basta con utilizarlos una vez, sino que tiene que ser un hábito que debes acomodar a tu día a día y en poco tiempo verás como dan el resultado esperado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.